Inicio > Opinión > Aprueban Senadores de Arizona Iniciativa para Combatir Inmigracion Ilegal

Aprueban Senadores de Arizona Iniciativa para Combatir Inmigracion Ilegal

abril 19, 2010

Legisladores de Arizona aprobaron este lunes una iniciativa que busca reforzar el combate a la inmigración ilegal, así como endurecer las sanciones contra los indocumentados y aquellos que los contraten.

Tras su aprobación por 17 votos a favor 11 en contra en el senado estatal, el proyecto de ley será remitido a la gobernadora Jan Brewer, quien no ha adoptado una postura en torno a la medida impulsada por sus correligionarios republicanos.

El proyecto de ley convertirá en delito estatal que los inmigrantes carezcan de un documento migratorio que los identifique, el cual deberán portar en todo momento.

También requerirá que la policía interrogue a personas sobre su condición migratoria, si existe alguna razón para sospechar que residen de manera ilegal en Estados Unidos.

Conforme a la iniciativa, los ciudadanos podrán demandar a agencias del gobierno que obstruyan la aplicación de las leyes migratorias y prohibirá a los patrones que contraten indocumentados por día o que los transporten a sabiendas de su condición migratoria.

Los defensores de los derechos civiles argumentan que la propuesta podría llevar a la persecución de personas sólo por sus rasgos físicos y a otro tipo de abusos.
El domingo, casi 30 personas realizaron una vigilia fuera de la casa de Brewer para protestar por la iniciativa.

Expresa Embajada Mexicana su “Preocupacion” por la Iniciativa

 La embajada mexicana expresó este dia su “gran preocupación” por una iniciativa de ley aprobada por una cámara legislativa en Arizona que tiene como objetivo expulsar a todo inmigrante ilegal.

“Las iniciativas que se limitan a criminalizar el fenómeno migratorio crean espacios para la aplicación indebida de la ley en función del perfil racial”, señaló la legación en su texto.

La Cámara de Representantes de Arizona aprobó el proyecto , que ahora debe pasar al Senado estatal para su aprobación definitiva.

De ser aprobada en su estado actual, pasaría a ser la ley más estricta de esas características en Estados Unidos.

“A través de su amplia red consular, el Gobierno de México seguirá brindando la asistencia y protección que requieran sus nacionales en este país para garantizar el debido respeto y ejercicio de sus derechos fundamentales, indistintamente de su estatus migratorio“, añadió el texto.

De los aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, unos dos tercios son mexicanos.

Iniciativa Incitara a la Etiquetacion Racial, dicen activistas

Activistas por los derechos civiles advirtieron este miércoles que Arizona incitará a la etiquetación racial y a la aplicación de tácticas propias de un estado represor si promulga lo que sería la ley más severa en el país contra los indocumentados.

La medida, a punto de ser aprobada en la Legislatura, convertiría en delito, bajo las leyes estatales, el encontrarse ilegalmente en el país. Requeriría también que los agentes policiales locales interrogaran a la gente sobre su estado migratorio, basándose sólo en la sospecha de que esas personas son indocumentadas.

Los inmigrantes que no presenten documentos para demostrar que tienen permiso de estar en Estados Unidos podrían ser arrestados, condenados a prisión hasta por seis meses y multados con dos mil 500 dólares.

“Se trata de una expansión sin precedentes del poder policial”, dijo Alessandra Soler Meetze, directora general de la Unión por las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), en Arizona . “Esto dará a los agentes policiales luz verde para hostigar a cualquiera que se vea o hable como extranjero”.

La ACLU y organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes están exigiendo a la gobernadora republicana Jan Brewer que vete la medida en caso de que llegue a sus manos. La mandataria estatal no ha anunciado si la promulgaría, pero ha dicho que apoya las leyes pragmáticas en materia de inmigración.

Su antecesora, la demócrata Janet Napolitano (actual secretaria de Seguridad Nacional en el gobierno del presidente Barack Obama), vetó propuestas similares.

Las leyes actuales en Arizona y en la mayoría de los estados no exigen que la policía pregunte sobre la situación migratoria de la gente con la que se topa, y muchos departamentos policiales prohiben a los agentes solicitar esta información, por miedo de que los inmigrantes no cooperarán en otras investigaciones.
El senador estatal Russell Pearce, auspiciador de la propuesta, ha sido el principal propulsor de medidas más severas en Arizona, incluida una ley imitada por otros estados, la cual castiga a las empresas que contraten indocumentados a sabiendas.

“Creo que las esposas son una gran herramienta, pero hay que colocárselas a la gente adecuada”, dijo Pearce, ex policía, quien puede enumerar de memoria los nombres de agentes lesionados o muertos presuntamente a manos de indocumentados. “Hay que quitarles las esposas a los agentes y ponérselas a los malos”.

Las críticas al tránsito de indocumentados por la frontera arreciaron el mes pasado, cuando un ganadero de Arizona fue muerto a tiros. Los investigadores consideran que quizás fue asesinado por narcotraficantes a sueldo de los carteles que operan en México.

La nueva iniciativa es apoyada por los sindicatos de policías, que representan a agentes de bajo rango, quienes niegan que vayan a incurrir en prácticas de etiquetación racial.

En cambio, enfrenta la oposición de jefes policiales, preocupados de que la medida resulte demasiado costosa, los distraiga de la atención de problemas más graves y genere tanta desconfianza de los inmigrantes en las autoridades que se nieguen a cooperar cuando los agentes investiguen otros delitos.

Los indocumentados temen que la ley proporcione a los agentes una excusa para detenerlos con facilidad. Advierten que incluso los ciudadanos estadounidenses podrían ser detenidos si no pueden demostrar que residen legalmente en Estados Unidos.

“Cuando salen con estas cosas, no importa si yo estoy aquí legalmente”, dijo José Meléndez, de 55 años, ciudadano estadounidense nacido en la ciudad mexicana de Guadalajara. “Si ellos ven una cara y un nombre que les parezcan mexicanos, les pedirán los documentos”.Los activistas contra la inmigración ilegal reconocen que la meta más amplia es desalentar la llegada de los indocumentados al hacer que Estados Unidos sea un lugar más inhóspito para ellos.

“La mayoría de los ilegales se irá por su cuenta si siente que Estados Unidos se toma en serio nuestras leyes“, dijo William Gheen, presidente del Comité Estadounidenses por una Acción Política para la Inmigración Legal.

Los republicanos en la Cámara de Representantes aprobaron la iniciativa el martes, siguiendo líneas partidistas. El Senado la pasó en febrero, pero debe votar los cambios hechos por la cámara baja, antes de enviar la iniciativa a la gobernadora.

La ley combatiría también la contratación de indocumentados. Prohibiría que la gente bloquee el tránsito cuando busca u ofrece el trabajo de los llamados jornaleros en las calles.

Además, un juez podría multar a un ayuntamiento que no haga cumplir con la firmeza suficiente las leyes de inmigración.

Anuncios
Categorías:Opinión
A %d blogueros les gusta esto: